martes, 8 de junio de 2010

BIBLIOTECA DEL CINE ESPAÑOL

Biblioteca del cine español (Fuentes literarias 1900-2005)
Carlos F. Heredero & Carlos Santamarina
Madrid, Cátedra, 2010
664 pp. - 26 €



Este Biblioteca del cine español, que acaba de editar Cátedra dentro de su colección Filmoteca / Serie Mayor, cayó en mis manos justo en el momento en que un servidor andaba preparando su intervención en Mayo Negro VI, precisamente sobre las adaptaciones realizadas a partir de novelas y relatos de género negro que han pasado a formar parte de la cinematografía patria. Así pues, y dada la gran utilidad que le vi entonces, puedo atestiguar de primera mano la valía de una obra de consulta que se me antoja indispensable en la biblioteca de cualquier estudioso del séptimo arte que se precie.



El subtítulo de la obra, "Fuentes literarias (1900-2005)", concreta un poco más qué encontrará el lector en su interior: la reseña de toda aquella película de nacionalidad española -sea en su totalidad o se trata de una coproducción- realizada hasta el año 2005 a partir de un texto literario previo... sea este autóctono o foráneo.



Por supuesto, la cubierta debía estar dedicada a una de las muchas adaptaciones que de nuestra obra literaria más importante, el Quijote de Miguel de Cervantes, se han realizado. Le ha tocado en suerte a El caballero don Quijote, la versión de 2002 dirigida por Manuel Gutiérrez Aragón y protagonizada por Juan Luis Galiardo, pero el honor también podría haber recaído en otras muchas versiones de la inmortal novela, siendo las más populares las firmadas por Rafael Gil en 1947 y el Don Quijote de Orson Welles co-realizado por Jesús Franco y distribuido tardíamente en 1992. Eso sí: no encontrarán reseñada la serie televisiva con Fernando Rey y Alfredo Landa, y también de Gutiérrez Aragón, porque el libro está orientado a las películas destinadas a estrenarse en cines.



Toda esta información la encontrará el lector en las páginas 167 a 169 bajo el epígrafe de "Cervantes, Miguel de", pues la referencia que se ha utilizado para construir esta, repito, utilísima enciclopedia es la de los autores adaptados. Una vez situados en cada una de las entradas, aparecen las obras literarias en cuestión ordenadas alfabéticamente -así, encontraremos antes "Gitanilla, La" de 1613 que "Ingenioso hidalgo don Quijote de la Mancha, El" de 1605 y 1615-, y en cada una de estas subentradas aparecerán las distintas adaptaciones en caso de haber más de una, ordenadas esta vez cronológicamente, como suele hacerse en la redacción de filmografías.



Estamos ante una obra total, que no hace distingos de calidad ni prestigio literarios, y donde conviven con naturalidad el Juan Tenorio de José Zorrilla y el Coyote de José Mallorquí. Así, el diccionario se abre con "Abad, Francisco" y se cierra con "Zunzunegui, Juan Antonio"; entre uno y otro, cientos de autores, españoles o no, que van desde el esplendoroso Siglo de Oro de Lope de Vega y su Fuenteovejuna, El alcalde de Zalamea o El perro del hortelano, hasta la no menos destacada Generación del 98 de Baroja (La busca o Zalacaín, el aventurero según Angelino Fons y Juan de Orduña, respectivamente) o Valle-Inclán (las Divinas palabras y el Tirano Banderas de García Sánchez, las Sonatas de Bardem y Flor de santidad de Adolfo Marsillach)... sin olvidar las últimas producciones dentro de los márgenes cronológicos establecidos.



Pero, como señalaba antes, en una obra de propóstio tan riguroso también hay espacio para las producciones españolas a partir de autores extranjeros, sean o no de habla hispana: por ello, por las páginas de esta obra aparecen nombres como Charles Dickens, Honoré de Balzac, Jorge Luis Borges, Ellery Queen, Mario Vargas Llosa, Jules Verne o Émile Zola, por citar tan solo algunos. Y antes de que nadie pregunte, también aparecen adaptaciones del mundo del cómic, siempre que sean de obras concretas -como el Atolladero, Texas de Óscar Aibar y Miguel Ángel Martín, llevado a la gran pantalla por el primero-, y no guiones originales a partir de personajes creados previamente, como Mortadelo y Filemón de Francisco Ibáñez.



Este último rasgo afecta también a producciones como las protagonizadas por Manolito Gafotas, el personaje creado por Elvira Lindo, pues sus películas no están basadas en ningún texto previo. Esta razón para la exclusión, como otras igual de pertinentes, así como las razones de las inclusiones, se explican en dos artículos introductorios de casi sesenta páginas que constituyen un pequeño diccionario por sí mismos, y donde se nos explica, basándose en un profundo trabajo de investigación y contrastación de fuentes, que no nos encontremos reseñadas A un Dios desconocido de Jaime Chávarri, El cebo de Ladislao Vajda o El Cid de Anthony Mann.



Resumiendo: estamos ante un título de consulta imprescindible para dotar de rigurosidad a cualquier estudio sobre el cine español que pase por las adaptaciones literarias del mismo, sean versiones de novelas o relatos, sean adaptaciones de zarzuelas, obras de revista, seriales radiofónicos, tebeos o novelitas de quiosco. Un libro que, para mayor facilidad de consulta, se completa al final con índices por orden alfabético de películas, directores, títulos de obras literarias españolas y otro tanto de las extranjeras.



Así, Biblioteca del cine español supone un paso más en la investigación de este apartado de nuestro cine, que supera con creces la hasta ahora más que funcional base de datos Adaptaciones de la literatura española en el cine español de Gloria Camarero -que, como su título indica, no contempla versiones de obras foráneas- ubicada en la Biblioteca Virtual Miguel de Cervantes, y que por ende se constituye como adquisición indispensable para todo especialista y estudioso de nuestro cine.